Centro de cría Lawrie Sweet - Criadero de yacos en Madrid

articulo6

Contacta con nosotros

Notas disponibles

En esta sección encontrarás notas para informarte antes de comprar y replantearte si de verdad quieres adquirir una de estas maravillosas aves.

¿Qué es mejor, macho o hembra?

¿Queréis saber la diferencia? De verdad, yo quiero oírla. Espera, sí hay una diferencia: ¡la hembra puede poner huevos! Pero no es lo típico, no os preocupéis.

Llevo años criando pollitos. Y unos cuantos se han quedado conmigo hasta 3, 4 ó 5 meses, aunque de estos últimos solo he tenido uno o dos. Por mucho que intento "discriminar entre sexos", no puedo. Porque no es por macho o por hembra, sino por carácter.

EL MACHO

El primero que tuve hasta con 3 meses fue una delicia. Eso sí, era calladito. Aunque era normal, yo no me dedico a ninguno más que lo mínimo para no crear ningún lazo que luego sea costoso de superar. Balbuceaba algo, pero nada en claro. Lo podías tener en el hombro, que se te acomodaba sin decir ni mu. Te toqueteaba la oreja, los pendientes, cualquier cosa con cariño y cuidado. Era cauteloso, obediente, cariñoso si se lo pedías. Si no, solía estar quieto, observándote. Era muy paciente. Yo, por norma general, me encanta achucharlos, tocarlos por todas partes, ponerles boca arriba, jugar con ellos llamando su atención con los dedos... en fin, estoy hecha una "gamberra". Pero a todos les encanta. Éste no era la excepción, solo que, con esos ojitos tan lindos con los que me miraba, sólo tenía ganas de acariciarlo y tenerlo conmigo. Siempre en su justa medida, por supuesto. Y éste se dejaba tocar por cualquiera. Era muy confiado. 0 carácter, 100 % cariño.

En cambio, me acuerdo que, el único que hasta ahora he tenido, que coincidió por las fechas de la nidada de el anterior que describía, era todo lo contrario. También era macho. Y tuve que imponerme desde entrado los 2 meses de edad. 80 % carácter, el cariño, oculto bajo todo ese carácter.

LA HEMBRA

La primera que tuve conmigo, con la cual salgo en el inicio de la página web, tenía 3 meses antes de que se la llevaran. Era muy tranquila, toqueteadora y cautelosa, pero muy confiada. La achuchabas y casi ni se inmutaba. Ni una queja. Podías tocarla por cualquier parte y se te subía a la mano, pudiendo llevarla tranquilamente. Era un cielote.

En cambio, me acuerdo de una que tuve el año pasado, con hasta 5 meses por un tema de nacimiento, el cual acabo siendo una tontería, pero para mi tranquilidad y para saber que la vendía en perfectas condiciones de salud, lo hice así. Al estar tanto tiempo, y por su forma de ser, empezó a enlazar conmigo rápidamente, lo cual no supuso ningún problema después. Era muy salada, bastante inquieta porque no paraba, quería toquetearte, acercarse a ti estuvieras donde estuvieras, jugar con lo que tocabas, era bastante curiosa y eso a veces frenaba su culo inquieto... Eso sí, también era una dulzura. Le encantaba que la achucharas, la tocaras, la rascaras, vamos, de todo. Para ella era como un juego más, una forma de contacto conmigo. Era un poco traviesa pero tenía sus días tranquilos. Podía dejarla encima de la mesa que tras soltar todo su nervio durante un rato se te ponía frente a tus narices a echarse una siestecita mientras era ignorada.
Las hembras suelen ser más cautelosas y observadoras, pero todo depende. Como véis, cada uno es un mundo. Eso sí, ¡todos cariñosos y dispuestos a jugar contigo!




=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=