Centro de cría Lawrie Sweet - Criadero de yacos en Madrid

articulo5

Artículos de interés

Notas disponibles

En esta sección encontrarás notas para informarte antes de comprar y replantearte si de verdad quieres adquirir una de estas maravillosas aves.

Artículos de interés

TOXICIDAD EN AVES POR EL TABACO INHALADO

Maria Luisa Pérez Troya

Fundación la Casa de Coko


Todos conocéis el aspecto nocivo del tabaco, no obstante he encontrado esta información traducida del libro "Avian medicine, principles and application" de Ritchie, Harrison and Harrison (tres de las mayores eminencias en Medicina de Aves Psitácidas), que nos explica los posibles problemas que nos podemos encontrar si nuestro loro está en contacto permanente con personas fumadoras.

"La inhalación pasiva de cigarrillos o puros fumados, puede ser causa de problemas oculares crónicos, dermatológicos y respiratorios en aves de compañía. Las aves que viven en casas con fumadores a menudo presentan síntomas clínicos que incluyen: estornudos, rinitis, sinusitis y conjuntivitis debido a la continua irritación del sistema respiratorio. Los signos clínicos pueden resolverse sin tratamiento, si estas afecciones no se complican con infecciones secundarias, si las personas fumadoras dejan de hacerlo en presencia de las aves. Las infecciones secundarias a causa de la irritación de la mucosa respiratoria son comunes y requieren tratamiento.

Se ha demostrado que la nicotina es la causa de deformaciones severas del esqueleto, reducción del peso corporal, tortícolis, edema, distrofia muscular y malformación del pico, corazón y riñones. Los guacamayos especialmente, pueden sufrir de pododermatitis a través del contacto con las manos de los fumadores. Muchas aves con problemas de picaje, pueden curar de dicha afección, provocada por un exceso de acicalamiento, cuando se apartan de la exposición al humo del tabaco."

Espero que esta información nos haga reflexionar y, en consecuencia, evitemos fumar delante de nuestros loros.


LA CAFEÍNA

Por Dra. Lisa Pau

El chocolate contiene una sustancia llamada teobromina. Tanto la cafeína como la teobromina pertenecen a la clase química de alcaloides llamados metilxantinas que se encuentran en el café, el té y el chocolate y, puesto que son un tipo de drogas, estimulan el sistema nervioso central, causan diuresis (secreción de orina), estimulación del corazón y una ligera estimulación muscular.
Los tractos bucales e intestinales absorben muy rápidamente las metilxantinas. El hígado metaboliza estas sustancias químicas y los residuos se eliminan a través de la orina. Estas sustancias afectan principalmente al sistema nervioso central y a los riñones, además de incrementar la actividad motora y, por consiguiente, provocar taquicardias (aumento del ritmo cardíaco), lo cual puede desencadenar ataques. Los riñones se ven afectados de diuresis y de una producción de orina muy alta, lo que puede desembocar en una deshidratación. La respiración es muy rápida y aparece hipertermina (aumento de la temperatura corporal), pudiendo incluso causar la muerte. No existe ningún antídoto para estas drogas. Únicamente podremos tratar sus síntomas con tratamientos que disminuyan su intensidad.
No conocemos con certeza las dosis tóxicas para estos animales. En el caso de los perros, la dosis tóxica es aproximadamente de 200 mg/Kg de peso del animal; para los gatos la dosis letal es de entre 80 a 150 mg/Kg de peso (cuanto más alto es el metabolismo, dosis menores resultarán tóxicas). Una taza de café contiene entre 35 y 85 mg, una botella de cola de unos 350 ml. contiene aproximadamente 50 mg. Si tenemos en cuenta que el metabolismo de un ave es mucho más rápido que el de un gato, y que su cuerpo es mucho más pequeño, podemos afirmar que dosis mucho más pequeñas pueden resultar tóxicas e incluso mortales.
Ya que no conocemos las dosis que pueden llegar a ser tóxicas en los pájaros, es importante que descartemos totalmente el consumo de cafeína y chocolate (el chocolate contiene teobromina y cafeína, así que es ¡¡¡el doble de peligroso!!!). Mi recomendación es que ninguna mascota de ninguna especie consuma este tipo de sustancias.
Yo creo que mis pájaros tienen ya la suficiente energía, así que ¿para qué voy a acelerarlos más?

Fuentes de información:
1. Notas de conferencias celebradas en escuelas veterinarias.
2. Toxicología Veterinaria Clínica y Diagnóstica. Gary Osweiler, et Al.

Dra. Lisa Paul, especialesta en medicina veterinaria de Longmont
http://www.multiscope.com/hotspot
Traducido por : Lucia Antolin
para la Fundación Cokotua-La Casa de Coko



ENVENENAMIENTO POR METALES PESADOS

Por Gillian Willis Vancouver, B.C.



A los loros les encanta picotear todo, incluso aquellas cosas que son peligrosas para ellos.
ComFundación La Casa de Coko que en su entorno no exista nada que contenga plomo, zinc, latón o cobre. Este artículo es de vital importancia para tu mascota porque este tipo de metales pueden matarle o lesionarle gravemente.

El latón es una aleación de cobre y zinc, y ambos metales son potencialmente tóxicos para los pájaros. Los candados de latón no plantean problemas en las jaulas de aves pequeñas que no son capaces de tragarse ninguna parte, pero no debemos utilizarlos en las jaulas de aves más grandes.

Recientemente se ha publicado un informe en la Revista de Cirugía y Medicina Aviar acerca de un guacamayo azul que estuvo a punto de morir por un envenenamiento de zinc tras haber destrozado tres candados de latón y los barrotes de la jaula de cromo (el cromo también contiene zinc).

El plomo también es extremadamente tóxico. Los elementos que más comúnmente contienen plomo son algunas variedades de pintura, plomos de pesca, los pesos de las cortinas, los marcos de plomo de las vidrieras y de las lámparas de tiffany, el papel de aluminio de las botellas de champán, las soldaduras de plomo, el peltre (aleación de estaño y plomo), pilas, ceniceros y juguetes que lleven contrapesos

El cobre también es un veneno potencial, pero el envenenamiento por este metal no es tan frecuente. Los recipientes de cobre pueden filtrar esta sustancia y contaminar los alimentos ácidos guardados en ellos. Las tuberías de cobre también pueden incrementar los niveles de cobre en la dieta si el agua es ácida y ha permanecido en contacto con la tubería durante un tiempo. Para evitar este problema debemos dejar correr el agua unos minutos antes de llenar los bebederos.

El estaño (no galvanizado), el acero y el hierro (sin tratamientos antioxidantes) no son tóxicos para los pájaros.

Sin embargo, el zinc resulta muy perjudicial y lo encontramos en los barrotes de las jaulas galvanizadas, en clips y grapas, en los enganches de los juguetes para pájaros, en cremalleras, llaves, clavos, tuercas, en piezas de ferretería, en candados, en algunas pinturas antioxidantes, en algunos cosméticos y champús.

Las aves se caen de las perchas

Se ha discutido mucho acerca de casos de yacos que se caen de las perchas. Esto puede llegar a ser un comportamiento "normal" en los yacos, que son bastante "payasos" por naturaleza o puede ser un síntoma de alguna enfermedad subyacente. En el caso de los yacos la causa puede ser la falta de calcio provocada por una dieta baja en este elemento, pero también deberíamos tener en cuenta una posible intoxicación causada por metales pesados (como por ejemplo plomo o zinc). El envenenamiento por plomo es el más común en las aves, y el zinc causa efectos muy similares si exceptuamos los ataques.

En dos ocasiones he recibido consultas acerca de pájaros que se caían de sus perchas, y en ambos casos el diagnóstico fue un envenenamiento por zinc, aunque las aves también sufrían de depresión y anorexia.

El primer caso se trataba de un guacamayo azul y dorado que no había presentado ningún problema de salud con anterioridad. El ave estaba deprimida y no comía. Los análisis de sangre y los rayos X descartaron altos niveles de plomo. Sin embargo, sus propietarios habían pintado hacía un par de días la jaula con una pintura antioxidante que contenía hasta un 1% de cromato de zinc.

Medicamos al pájaro con una solución de Ringer para rehidratarlo y con agentes de quelación como antídoto para reducir los niveles de zinc, y el ave respondió bien al tratamiento.

El segundo caso me lo encontré el fin de semana pasado. El paciente era un yaco de cuatro años sin antecedentes clínicos que presentaba una hemorragia en el pico causada por una caída desde su percha. El ave estaba triste, no comía y había dejado de hablar. Su propietario nos comentó que ya llevaba unos cuantos días antes de la caída más tranquilo de lo normal

Dos semanas antes habían colocado al yaco en una jaula vieja, más grande que había sido pintada con una pintura a base de látex sin plomo, pero el propietario afirmó que la jaula estaba muy oxidada antes de pintarla y admitió haber utilizado un tratamiento antioxidante que le habían asegurado que era inofensivo para los pájaros.

La sesión de rayos X no detectó niveles anómalos de plomo y el calcio en sangre era normal, aunque más bien bajo. Los niveles de zinc en sangre todavía están pendientes.

Administramos al pájaro gluconato de calcio, solución de Ringer, empezamos con una terapia de quelación y lo colocamos en una incubadora. Ayer (un día después), el ave estaba mucho más despierta, más activa y comía bastante bien. Sospechamos que la causa de la enfermedad fue un envenenamiento causado por la pintura antioxidante.

Cuando quieras pintar la jaula de tu mascota, asegúrate siempre que la pintura no contiene plomo ni zinc. No deberíamos utilizar nunca pinturas para eliminar o tapar el óxido porque suelen contener sales de zinc. Cuando nuestro loro se cae de su percha sin razón aparente, debemos pensar que se debe a un envenenamiento por metales pesados.

Por Gillian Willis Vancouver, B.C. willis@dpic.bc.ca
http://www.multiscope.com/hotspot
Traducido por : Lucia Antolin
para la Fundación Cokotua-La Casa de Coko


PREVENIR LA DEFICIENCIA DE VITAMINA A EN LAS AVES

Por Hannis L. Stoddard



La falta de vitamina A afecta a las células que revisten los tractos intestinales, reproductores y digestivos. Por consiguiente, esta carencia puede debilitar el sistema inmunitario de las aves, lo cual provocaría infecciones que llegan a ser incluso mortales.

La falta de vitamina A puede traer consecuencias desastrosas para tu ave, pero puede evitarse.

La enfermedad aviar más común y fácil de prevenir es la hipovitaminosis A, o falta de vitamina A, que puede aparecer acompañada de infecciones. Aquellas mascotas (aves) que se alimentan exclusivamente con semillas (en concreto de pipas de girasol y cacahuetes) son las más propensas a sufrir estos déficits porque estas dietas son bajas en vitamina A.

La deficiencia de vitamina A provoca cambios estructurales en las células que revisten los tractos intestinales, reproductores y digestivos, imposibilitando a estas células la secreción de mucosidades. Las mucosidades actúan como un protector que evita la invasión de agentes patógenos (agentes causantes de enfermedades), y la carencia de vitamina A permite que bacterias y otros microorganismos penetren las mucosas y se "instalen" en los tejidos.

Los síntomas de este tipo de carencia dependen del sistema que se vea afectado (reproductor, digestivo o respiratorio) y de los microorganismos que estén atacando al animal.

Generalmente el sistema respiratorio es el más afectado. Las células que se ven afectadas por este problema también están presentes en la boca y en los senos nasales, así que sólo necesitas revisar el interior de la boca del pájaro para ver los signos de esta carencia. En principio, observarás pequeñas placas blancas en el cielo de la boca y/o en la base de la lengua. Las placas acaban infectándose, formando abscesos que pueden llegar a deformar la glotis (abertura de la tráquea), lo que dificulta la respiración y puede llegar a provocar asfixia. Los abscesos llegan incluso a desarrollarse tanto que bloqueen la coana (ranura en el cielo de la boca). Cuando ocurre esto, el pájaro presenta grandes supuraciones nasales e inflamación alrededor de los ojos. El dolor que producen estas infecciones es tal que el animal puede llegar a morir de hambre. En casos más avanzados los microorganismos se extienden por todo el cuerpo del ave provocando graves lesiones.

Un ave con una deficiencia de vitamina A puede mostrar alguno de estos síntomas: estornudos, supuración nasal, fosas nasales con costras o taponadas, aletargamiento, depresión, diarrea, movimientos de la cola al respirar, delgadez, pérdida del color de las plumas, ojos hinchados, supuración ocular, falta de apetito, atragantamientos, dificultades respiratorias y "boca babosa".

La falta de vitamina A no suele ser causa directa de fallecimiento, sino que esta carencia normalmente provoca infecciones secundarias muy comunes en las aves que debilitan la resistencia ante las enfermedades e impiden la regeneración normal de las células. Son estas infecciones secundarias las que pueden causar daños orgánicos que resulten mortales. Por lo tanto, lo primero que debemos hacer es tratar la infección, administrando a la vez inyecciones de vitamina A.

Para tratar este tipo de infecciones secundarias, debemos llevar a cabo una serie de Fundación La Casa de Cokos diagnósticas: la extracción de sangre permite detectar qué órganos están afectados; los cultivos nos indican qué hongos o bacterias son las causantes de la infección y qué antibióticos resultan efectivos; el análisis de las deposiciones nos mostrarán la posible existencia de parásitos.

Una vez realizadas estas Fundación La Casa de Cokos, nuestro veterinario tratará al ave con los medicamentos necesarios basándose en los resultados obtenidos. A menudo, también es necesario nebulizar al animal, alimentarlo con una sonda y sajar los abscesos una vez que el ave esté estabilizada. Aunque el pájaro puede llegar a necesitar un período de recuperación bastante largo, el pronóstico suele ser favorable siempre que no hayan llegado a producirse daños irreversibles en ningún órgano.

El dicho "más vale prevenir que curar" es de lo más apropiado es este caso. Las psitácidas son bastante resistentes a las enfermedades pero cuando contraen alguna, suele ser bastante difícil curarlas, especialmente cuando la afección tiene como origen una dieta inadecuada, que muchas veces viene establecida por unos malos hábitos de alimentación.

Las dietas carentes de vitamina A suelen a menudo ser bajas en otro tipo de vitaminas, proteínas y minerales, así que la base para evitar enfermedades es una nutrición apropiada, incluyendo también complejos vitamínicos. Además de una buena alimentación basada en todo tipo de semillas, los loros deben acostumbrarse a comer alimentos que sean amarillos o de color verde oscuro (aunque esto tiene algunas excepciones).

Para asegurarnos que nuestro pájaro recibe la vitamina A necesaria, debemos darle melón, papaya, guindilla, brécol (incluyendo las hojas), zanahoria, batata, nabo, col, endibia, mantequilla, yema de huevo, remolacha, diente de león y espinaca (véase la tabla más abajo). También evitaremos esta carencia tan común y tan fácil de evitar administrando diariamente vitaminas en polvo.

Por Hannis L. Stoddard, III, Doctor of Veterinary Medicine
http://www.multiscope.com/hotspot
Traducido por : Lucia Antolin
para la Fundación Cokotua-La Casa de Coko



Artículos autorizados por la Fundación La Casa de Coko para su publicación exclusiva en el contenido de Notas de la página web del Centro de Cría Lawrie Sweet. Prohibida su publicación total o parcial sin autorización expresa del autor.

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=